Síguenos en Twitter Siguenos en Facebook
DEDICATORIA A LOS GRANDES EXITOS DE LAS ULTIMAS DECADAS 60S, 70S, 80S, 90S, 00S.- ESTAMOS EN LAS DISTINTAS REDES SOCIALES.

jueves, 22 de agosto de 2013

100 CANCIONES ESENCIALES DE LA MUSICA DISCO 6/10


51. BACK TO WHERE WE STARTED FROM-MAXINE NIGHTINGALE (1976)
Un locutor de por acá la presentaba como "homónimo de la famosa enfermera" y aunque el nombre de ésta era Florence, valía la pena la explicación si tras ella escuchábamos el tema que esta inglesita popularizó por todo el orbe. Es un tema bubblegum cierto, pero de magnífica catadura y que no ha envejecido como otras canciones contemporáneas suyas.

52. DON'T GO BREAKIN' MY HEART-ELTON JOHN Y KIKI DEE (1975)
Con "Philadelphia Freedom" Elton John insinuaba sus gustos discotequeros. Con esta composición los refrendaba acompañado por Kiki Dee. Uno de los primeros videos musicales (el traje a cuadros de Elton, el peinado a la cazuela de Kiki) y aparecido unas semanas antes que el autor aceptara su homosexualidad durante una entrevista. Otro hit disco inolvidable.

53. ME ARE FAMILY-SISTER SLEDGE (1979)
Producido por Nile Rodgers, fue himno feminista y para los Piratas de Pittsburgh, quienes ganaron ese año la Serie Mundial. Es el "We Will Rock You" de la música disco. Sister Sledge era un grupo ensamblado pero los arreglos son inobjetables; de su otro hit "He's the Greatest Dancer" se le recuerda más porque Will Smith le agregó rap hace algunos años.

54. MISS YOU-ROLLING STONES (1979)
¿Las veneradas piedras rodantes a ritmo disco? ¿Que no era sólo rock & roll y me gusta? Cliente asiduo de la Studio 54, Mick Jagger únicamente piensa en divertirse, ¿y que no debiera ser ésta otra meta del rock & roll? Los Stones no dejaron atrás sus influencias; el blues entra a "Miss You" como si llevara años de conocerse con los ritmos discotheque, algo que los antropólogos musicales no encontrarían tan descabellado.

55. LOVE MACHINE-THE MIRACLES (1976)
Dejemos lo presuntuoso del título y centrémonos en la música, tan arrebatadora que los mismos Temptations habrían sudado para componerla. En cierto modo The Miracles trataban de ser sucesores suyos. ¿Habrá habido segunda parte? Quién sabe: "Love Machine" es tan esencial para la música disco como la PPK lo es para James Bond.

56. DON'T STOP 'TIL YOU GET ENOUGH-MICHAEL JACKSON (1979)
Quien no mueva siquiera un dedo del pie al escucharla debe pellizcarse para saber si está vivo y que no le pase lo que a Burce Willis en The Sixth Sense. La prueba del porqué su extravagante comportamiento actual no ha opacado los atributos de quien sorprendió a todos con su multitalento cuando esta canción y el álbum Off the Wall salieron a la venta.

57. YOU SEXY THING-HOT CHOCOLATE (1976)
Hot Chocolate no tenía buena suerte: sus dos primeros intentos de hits fueron grabados por grupos que las convirtieron en éxitos. Con "You Sexy Thing" habría pasado lo mismo a no ser porque le agregaron arreglos disco. El resultado: una fantasía hecha realidad muy similar a la de Alan O'Day y su "Undercover Angel".

58. YOU SHOULD BE DANCIN'-BEE GEES (1976)
Comúnmente se cree que pertenece al soundtrack de Saturday Night Fever, sin embargo había salido un año antes. Los Bee Gees comienzan a flexionar sus músculos discotequeros  y el resultado es sorprendente La quintaesencia del género se avizora en estos tres australianos quienes, para nuestra fortuna, no hicieron caso a los que les auguraban el ridículo.

59. YOU'RE THE FIRST, THE LAST, MY EVERYTHING-BARRY WHITE (1975)
¿Pensaron que lo dejaríamos fuera de esta lista? Barry White no invita al público a irse a la pista sino a la alcoba. Un absoluto Mastermind del disco, aquí promueve la fidelidad y la entrega total. Quien se irrite al escuchar los maravillosos compases de "You're The First The Last my Everything" definitivamente pertenece al club de los amargados.

60. GET DOWN TONIGHT-KC AND THE SUNSHINE BAND (1976)
Parece cítara pero es una guitarra a mayor velocidad lo que percibimos aquí. Hedonismo puro. El remix incluido en un Grandes Exitos también honra a la versión original. Harry Casey y Richard Finch no necesitan excusas; tampoco jamás pidieron a un Bob Dylan en sus filas. Es una composición llena de ritmos precisos, movimientos y kilos de sensualidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario